El jugo de tomate es una bebida baja en grasas, que tiene un alto poder diurético y laxante, de ahí que sea una bebidas cada más solicitadas en los desayunos. Una bebida que está a la  cabeza de los zumos digamos “alternativos”, más allá de los tradicionales de frutas.

Un zumo de tomate tiene poquísimas calorías, 31 en un vaso de 180 ml, siendo una fuente importantísima de vitaminas A y C, siendo muy rico en fibras.

Una de las mejores formas de obtener todos los nutrientes del tomate es tomar el jugo preparado con los tomates frescos.

En estas fiestas que se avecinan, las más comestibles del año, hay que pensar en opciones depurativas que limpien nuestro organismo a diario de los excesos culinarios, que empiezan en el desayuno, y no acaban hasta la noche. Es la tradición y es a lo que llaman estas fiestas de fin de año.

Un buen zumo de tomate recién exprimido, aderezado con un poco de pimienta molida, nos ayuda a depurar el organismo, acelera el metabolismo ya que quemamos mucho antes la grasa acumulada, y nos aporta energía.

Los beneficios del Jugo de tomate para la salud

Los beneficios del jugo de tomate se manifiestan a nivel cardiovascular, ya que es extraordinario para controlar padecimientos del corazón, incluso para prevenir infartos; también es ideal para controlar la presión arterial, por su alto contenido en potasio.

Otros beneficios contratados tiene que ver con el cuidado de la piel, por ejemplo para mantener limpia de impurezas como pueden ser las espinilla, y el acné.

Como te has dado cuenta son abundantes los beneficios que puedes recibir al consumir con frecuencia el jugo de tomates, especialmente si lo preparas con los tomates frescos puesto que de esta forma se puede recibir la mayor cantidad de nutrientes y sustancias benéficas para nuestro organismo. Anímate a ser de hoy en adelante un fanático bebedor de jugo