El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha anulado el convenio que permite importar tomate marroquí por incluir al Sáhara Occidental como parte de Marruecos pese a que Bruselas no admite su soberanía

La Justicia Europea dictó en el día de ayer una sentencia que puede favorecer de manera providencial al tomate español, y particularmente al tomate de Mazarrón, ya que establece la nulidad del acuerdo que liberalizó en 2009 la entrada del tomate marroquí a la Unión Europea.
La base de la resolución es la inclusión en el Convenio referido al Sáhara Occidental, como parte de Marruecos, cuando ni Bruselas ni los estados miembros han reconocido la soberanía sobre estos territorios (tampoco lo ha hecho la ONU).

Gran acogida de la resolución sobre el tomate marroquí en la Región de Murcia

La competencia del tomate de Marruecos para las empresas murcianas es muy importante desde que se libelalizó su comercio en 2009, y de hecho repercutió de manera decisiva al reducirse un 28% la superficie cultivada con tomate en Mazarrón y Águilas desde ese año. En el caso de Mazarrón se pasó de 1.335 Ha a unas 950 en 2014, mientras que en Águilas la reducción fue todavía mayor, prácticamente un 50%, al pasar de 1.500 Ha a 1.080 en ese periodo

Repercusiones políticas indirectas

El recurso que ha dado lugar a esta sentencia fue presentado por el Frente Polisario, al sentirse directamente afectado por la decisión adoptada en su día, y ha sido muy bien acogida por por esta Organización, llegándola a calificar como un hito histórico en el largo proceso de ocupación del Sáhara Occidental, y una buena noticia para la población saharaui.
Para la Organización Western Sahara Resource Watch la UE tiene que negociar con la población de ese territorio cualquier asunto relacionado con sus productos, y no con Marruecos, que está explotando ilegalmente sus recursos.

Excelente noticia para las Organizaciones Agrarias.

La noticia ha hecho que las organizaciones agrarias, concretamente COAG, se manifiesten exigiendo su inmediata aplicación, puesto que el perjuicio que se está causando no solo a los agricultores sino también a los consumidores, ya que, etnre otras cosas, desde su liberalización se limitaba la capacidad de los consumidores para distinguir si un producto con la etiqueta de Marruecos procedía de este país o del Sáhara Occidental.

La repercusión estimada por COAG en pérdida de jornales por la situación anterior a la sentencia se cifra en 350.000 anuales

Para COAG la repercusión de esta sentencia es positiva desde todos los puntos de vista, y ha querido resaltar la incidencia que puede tener en el empleo agrícola, que han estimado en una ganancia de jornales que puede rondar los 350.000 anuales.

El acuerdo firmado en 2009 supuso un punto de inflexión para el tomate español

Los representantes de la UE y Marruecos firmaron en diciembre de 2009 el acta del nuevo acuerdo que liberalizaba todavía más el comercio agrícola y pesquero entre ambas partes y aumentaba el cupo de tomates que pueden entrar al mercado europeo con arancel reducido.
El acuerdo recibió el rechazo unánime del sector en España, ya que entre otras cosas aumentaba sobremanera el acceso de las frutas y hortalizas, sobre todo el tomate del país magrebí, Concretamente el acuerdo incrementaba las cuotas de importación de este producto de manera progresiva hasta las hasta un máximo de 285.000 toneladas en 2014, cifra que ha sido ampliamente superada, ya que en 2013 fue de 365 Tn, y en esos términos en 2014.